Keith Becker

Keith Becker

Keith Becker se enamoró del poker cuando jugaba con amigos en sus años de instituto en Pensilvania, EE. UU.  Ese afán competitivo de no solo querer ganar, sino de ser el mejor, llevó a Keith a tomarse el poker muy en serio. Logró ganar su primer torneo de poker en vivo en Atlantic City y, desde entonces, esa competitividad y camaradería es lo que más le gusta del juego. 

Lograr esa victoria en su primer torneo de poker en vivo no fue coser y cantar. La noche anterior la pasó leyendo libros sobre el juego, ávido de convertirse en un novato inteligente. Ganar la mesa final del torneo y el premio en metálico de más de 1.000 $ fue la demostración de que su esfuerzo dio sus frutos inmediatamente. Desde aquel momento, sus hitos incluyen su éxito en el PACOOP y unirse al Equipo PokerStars Pro Online.

Por la humildad que le caracteriza y el orgullo que le supone haber sido seleccionado, Keith aún no se lo cree del todo. Su objetivo en este papel es romper barreras y acercar el juego a más gente. Al hacerlo, pretende aportar esa sensación de comunidad y de diversión al juego. Seguir divirtiéndose es lo que da alas a Becker. Está orgulloso de que PokerStars trabaje para conseguirlo, y desea formar parte de este esfuerzo.

Gracias a las oportunidades que ofrece el streaming, Keith ha conocido a una importante comunidad en Pensilvania. La plataforma de un solo estado le ha permitido conocer a su audiencia más fiel, un público al que está agradecido y al que espera conocer pronto en persona. Sobre todo, porque las risas que se comparten en el chat es lo que más disfruta del streaming, y le ayudan a construir relaciones sólidas. A Keith no le importa si el poker juega o no un papel central; se trata de reírse y disfrutar.

Su mayor logro en sus retransmisiones fue la competición DareToStream. Allí consiguió conocer a gente nueva, hacer nuevos amigos y disfrutar en compañía de otra gente. Esto inspira a Keith a probar cosas nuevas en sus retransmisiones, y a que estas sean lo más entretenidas y atractivas posibles.

Lejos de las mesas, no hay cosa que más le guste a Keith que pasar tiempo con su esposa y su hija, las dos fuentes de inspiración de su vida. También es un gran aficionado a la TV y a las películas, temas ambos de conversación que afloran a menudo en sus retransmisiones. Sobre todo cuando se debate cuáles son las mejores series o películas taquilleras.

Puedes encontrar a Keith en las mesas, bajo el nombre de whoopsboom.